martes, enero 15, 2008

Lo que queda...

Pues ya que ando muy entrada en la onda esta de escribir este año que comienza (y espero que siga así)...ahí les va lo último último (o eso creo) sobre el viaje a Tenerife, porque tampoco quiero aburrirlos con el tema:

Si usted es un lector asiduo de este blog, sabrá que me encantan los viajes, sobretodo utilizando el menor presupuesto posible...siempre termino usando mil conexiones de tren, o autobuses que salen a las 2 de la mañana, etc., así que como seguro se imaginan, soy cliente de las aerolíneas de bajo costo, que además de usar aeropuertos pequeños y lejanos (menos el de Hannover), siempre tienen los peores horarios y hay que estar haciendo maravillas para poder llegar a tiempo al vuelo...o al tren de regreso.

Esta vez, en el viaje de vuelta, me tocó dormir de nuevo en un aeropuerto para esperar al autobus del día siguiente, porque no iba a pagar un taxi de Frankfurt Hahn a Frankfurt Main (¡¡están a 124km de distancia!!)...la verdad no es tan grave, dentro de lo que cabe, de los lugares "públicos" en que he dormido, un aeropuerto es lo más seguro y en estas épocas, lo menos frío...eso sí, hasta ahorita, de los 3 en los que he pernoctado, éste ha sido el más feo (se parecía enormemente a una Bodega Aurrerá pero sin estantes), pero también el más lleno, supongo que por su lejanía.

Total, desde que salí del avión, previa visita al baño, ya me había apropiado de mi silla blanca (como salida de una sala de espera de hospital público) fuera del alcance de las corrientes de aire, sacado mi libro, puesto mis sandwiches a la mano y acomodado mis maletas de forma especial para que, además de poder subir los pies, si algún "listillo" me las quisiera quitar mientras dormía me diera cuenta...en fin, ya estaba preparadísima (y resignadísima) para esperar hasta las 5 de la mañana ( y apenas eran como las 11:30pm), cuando derrepente unos chilenos (padre e hijo) se apropiaron del asiento a mi lado. Uno que es muy platicador, sobretodo cuando es en mi mismo idioma, y que los otros no se quedaban atrás (además que la verdad que había temas interesantes je je), al final nos la pasamos hablando de corrido hasta que tomé el tren hacia Göttingen a las 8 de la mañana.

Ya para cerrar, aquí la foto del recuerdo con Carlos:

sí, no digan nada de mi cara de desvelada a las 4 de la mañana, lo que cuenta es el ánimo ja ja ja...y continuación, otra foto:

no, no es que nos saliera chueca, lo que queríamos era sacar una foto discreta de una pobre alemana (con cara de odio y frustración) que estaba a nuestro lado y que se tapo los oidos con una bufanda en un no muy exitoso intento de disminuir el sonido de nuestras voces, aunque tampoco estábamos hablando tan alto...sí me da un poco de recargo de conciencia, pero bueno, tampoco dijo nada (y eso que sabía español), ni se cambió de lugar...además digamos que con esto el karma y yo quedamos a mano por todas las veces que no me han dejado dormir a mí, especialmente en los autobuses de regreso de París...

De pilón, les dejo la foto de una calle que me encontré por ahí en el centro de Santa Cruz:

ahí es donde hay que ir a hacer todas las preguntas que requieren de respuesta afirmativa ja ja ja...que tontería...ah, y no, no busque mucho, pero no encontré la calle del NO...

4 comentarios:

beco dijo...

Eso de viajar con bajo presupuesto casi siempre es una experiencia mucho más enriquecedora que tantas otras formas de viaje.

A mi me ha pasado lo mismo durmiendo en estaciones de tren, en cajeros (sólo una vez), en parques, en la playa.

Este tipo de historias son increíbles, conocer gente chida, sin buscarlo, de la nada y generalmente en el lugar y situación menos pensado... Hace poco me tocó conocer a una chava que había hecho exactamente el mismo recorrido que yo, pero nos conocimos hasta que llegamos yo de regreso y ella en su última conexión, fue triste... en fin.

Saludos! Que tengas un gran año!

pez dijo...

a mí me gusta viajar aunque no con bajo presupuesto

qué quieres .... l'âge....jaja

y por lo mismo que no tengo, pues no voy

aparte les casse-croûtes no son para mí, yo amo las comidas pantagruélicas o al menos variadas: l'entrée, la soupe, le plat principal, l'assiette aux fromages, le dessert, les vins, les digestifs

jajaja, hasta ya me dió hambre

pero que bueno que te pasees, lo bailado y lo paseado, ¿quién nos lo quita?

Paola dijo...

esa es la actitud mi buen pez!!

Danielori dijo...

pobre alemana jaja, el karma regresará paoloriiii!!!

Igual y si hubieras buscado más hubieras encontrado la calle de: Tal vez, te digo mañana o no se...