miércoles, diciembre 09, 2009

Puntualidad...

Siempre que me preguntan si hago ejercicio o que si me gusta salir a correr, yo contesto con el (mal) chiste de que yo sólo corro cuando tengo que alcanzar el tranvía (o tren o autobús)...aunque he de aceptar que últimamente he optado más por abusar un poco de la tolerancia de mi jefa a que llegue más tarde o, en casos extremos, tomar un (muy caro) taxi...

Sí, ya sé que si saliera cinco o dos minutos más temprano, no tendría que estar corriendo, pero alguna fuerza superior hace que en el último momento me tenga que regresar a apagar la luz, o por el paraguas...o que la chapa de la puerta a las escaleras se quede en mi mano por jalarla con prisas y me tarde en volver a colocarla en su lugar para poder abrir...

Al final, lo más frustrante es cuando, aún a pesar de mis intentos, veo como el medio de transporte en cuestión se va lentamente estando yo a 3 pasos o que, por más fuerte que apriete el botón, la puerta no se abre porque ya la bloqueó el conductor e inmediatamente comienza a avanzar...

Además, me he dado cuenta que existe un obstáculo extra que se interpone en mi camino hacia la puntualidad alemana...y mi oficina: los dos semáforos consecutivos justo una calle antes de llegar a la parada. Al estar tan cerca uno de otro, por supuesto que no están sincronizados e invariablemente sucede que, si no me cruzo uno de los dos en rojo, ni siquiera vale la pena tratar de alcanzar el tranvía y más me vale traer un libro para aligerar la espera...como hoy...

3 comentarios:

pez dijo...

yo lo que me pregunto es ¿cómo hacen los alemanes para tener hijos?

nunca hablan de sexo

ahh, jeje, me equivoqué de post, sorry, jaja

no, pus sí, hay que acostarse más temprano para alcanzar el bus

¿hay que apretar un botón para abrir la puerta del bus? lo que es la tecnología de un país del primer mundo. aquí siempre van abiertas y luego por eso se nos caen los paisanos

Ergallar dijo...

Recuerdas mi input de:
Erwin Vs Bus?
aplicalo!

Alberto dijo...

a ver, aguanta... se te quedó la chapa de la puerta en la mano? jajaja, chale, o eres como Soraya Jimenez o ya esta correteada la puerta.

Eso de abusar de la tolerancia, por otra parte, terminara fastidiandola así que te sugiero te prepares para cuando te llame la atención a decir: perdón, no lo vuelvo a hacer.

Es infalible